Arde Bogotá: Ascenso infinito – Santana27 | Bilbao

Los murcianos Arde Bogotá arrasaron a su paso por Bilbao con un sold out predecible. La banda interpretó casi por completo su último disco «Cowboys de la A3», destacando temas como «Los Perros» o «Qué Vida Tan Dura»

Arde Bogotá se ha convertido en un grupo de masas, casi de un día para otro. El trabajo, el esfuerzo, la humildad y las canciones pegadizas han aupado a los chicos de Cartagena a las líneas altas de los festivales patrios. Pocos quedan en los que no hayan tocado ya, o lo vayan a hacer en los próximos meses. Una exposición y crecimiento mediático que se ha visto reflejado en los acontecimientos para su concierto en Bilbao.

ardebogota_bilbao3

Cambio de ubicación a sala más grande por lleno casi inmediato, y sold out en días después del cambio de sala, simbolizan la locura actual que desatan Arde Bogotá.

Saliendo a morder

Presentando su nuevo trabajo “Cowboys de la A3” comenzaron, como no, con un ya imprescindible de este disco “Los Perros” un hit poderoso, con unas guitarras que les ponen del lado del rock más desértico por encima del indie. Y puede que esa sea su pretensión en sus directos, huir un poco de la etiqueta fácil, y desarrollarse a caballo entre varias.

“Besos y Animales” y “A lo Oscuro” tiraron por un sonido cercano a los Arctic Monkeys. “Que Vida Tan Dura” puso a botar a toda la sala durante su estribillo y “Veneno” intensificó su sonido que en el final, el bajo de Pepe y las guitarras se pusieron en modo Police. ”Millennial” con la acústica de Antonio apaciguó un poco la actuación y dió aire. 

ardebogota_bilbao2

Sin entrar en los recurridos paralelismos automovilísticos, sólo diremos que la banda va casi con el piloto automático de principio a fin, con un setlist muy trabajado e interpretado en la extensa gira en la que están inmersos los murcianos. Bien es cierto que han incorporado algunas piezas que en los festivales, por tiempo, no pueden. 

A pesar del cansancio

Veremos hacia dónde evolucionan sus directos, pero lo cierto es que la tercera guitarra de Antonio aporta muy pocos matices en los temas más rockeros, no notándose el cambio cuando la deja a mitad de canción. Ejemplo de ello fue “Clávame tus Palabras” o “Todos mis Amigos Están Tristes”. Antonio se desenvuelve  muy bien sobre el escenario sólo con el micro, recordando en momentos a un joven Bunbury.

ardebogota_bilbao1

“La Salvación” dio la segunda bocanada de aire al setlist y “Escorpio y Sagitario” comenzó funky y acabó casi stoner. “Todos mis Amigos Están Tristes” sonó como antesala del bis. Aquí el cansancio de la banda se empezó a plasmar en alguna imprecisión a las voces de Antonio, que no paró de saltar y moverse. 

A la vuelta del bis, interpretaron“Copilotos” a dúo para acabarla todos juntos. El hit que les encumbró “Exoplaneta” levantó los móviles de la sala para grabar la perla que sube un grado en la escala de lo épico en directo. “Antiaéreo” quedó algo floja y “Cariño” remató y finalizó la noche dejando a la sala en modo discoteque con los bailes que arrancó.

Texto y fotos: Dave Blanco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.