Kutxa Kultur Festibala 2017: Sábado

thehives_kutxakultur
thehives_kutxakultur
ticketea

Kutxa Kultur Festibala 2017: Sábado

Segunda jornada del Kutxa Kultur Festibal que arrancaba con sol. ¡Sí, amanecimos con sol! Pronto se fueron acercando las nubes, pero la previsión decía que la lluvia no iba a ser tan intensa como la jornada anterior.

Para este día estaban anunciados los suecos The Hives como gran cabeza de cartel junto a The Divine Comedy. Además, el papel de los grupos locales iba a ser grande. Esta combinación y la previsión meteorológica hizo que viésemos más público por el hipódromo de Lasarte.

Skakeitan

skakeitan_kutxakultur

El día lo arrancamos con Skakeitan, grupo que combina rock, ska y el reggae de una forma diferente. Llegamos cuando ya llevaban un tema y mucho del público que allí estaba sabía a lo que iba. La carpa fue su escenario.

La energía del grupo, liderada por Peio Armendariz, no merecía esa hora, pero era lo que había y a pesar de todo, dieron espectáculo. Llenan el escenario (son ocho) y juegan a hacer, entre otras cosas, versiones con su estilo propio. Destacamos el “Lonely Boy”, (sí, también cantan en inglés), y la breve cover de “Toro” de El Columpio Asesino.

El bolo, de 45 minutos, acabó con más público que seguramente llegaban por lo que vendría después.

The Divine Comedy

thedivinecomedy_kutxakultur

Eran unos de los platos fuertes del día y seguramente del festival. The Divine Comedy llegaba al Kutxa Kultur con la banda al completo pero sin el típico atuendo de Neil Hannon. Esta vez salió con vestimenta británica habitual y bufanda. Reconoció que le sorprendió el frío (a él que es irlandés).

El concierto empezó con sobriedad, parecía que necesitaban entrar en calor. Ellos y nosotros. Las nubes empezaban a amenazar y pasada la mitad del bolo, la lluvia no se quiso perder a Neil y los suyos. Fue entonces cuando la banda sacó sus temas más eléctricos.

Algo más de una hora y cuarto de actuación donde vimos a Neil con guitarra, paraguas y diferentes sombreros. Un tipo que no deja a nadie indiferente y que estuvo acompañado de una banda de diez.

Grande Days

grandedays_kutxakultur

En el escenario Kutxa Kultur y mientras The Divine Comedy todavía se despedía, los locales Grande Days arrancaban su concierto. Y lo hacían con una instrumental.

Presentaban su EP “Spark” y aunque en la otra ocasión que les vimos, no nos llamaron la atención, el pasado sábado disfrutamos de un bolo corto, pero de calidad. La lluvia tampoco se lo quiso perder.

Innovaron con acompañamiento de vientos y los que decidimos darles nuestros minutos a los donostiarras quedamos más que satisfechos. Hicieron que cambiásemos de opinión.

Decidimos que era hora de parar porque lo que vendría después nos iba a gastar. La oferta de food-trucks fue casi de lo mejor des festival, con variedad y calidad. El sábado sí, se podía disfrutar de una gran cena sin estar pendiente de la lluvia.

The Drums

Para la digestión: cerveza y The Drums. Banda americana de indie-pop que tendría una hora para ir calentando, por fin, la jornada. Iban a ser los primeros de las mejores horas del festival.

Vimos su final de concierto y se les veía disfrutar, tanto que nos hicieron disfrutar a nosotros de una banda que teníamos perdida en el radar (no nos da el tiempo para todo).

Vulk

¿Qué decir de Vulk? Una de las mejores bandas emergentes (o ya no tan emergente) que nos rodea. Salen a darlo todo, importándoles poco todo lo que les rodea. Llevan girando con su “Beat Kamerlanden” desde inicios de año y derrochan el “garage-punk” más duro.

A priori, tenían horario complicado ya que después venían los suecos y quizás era la hora para cargar las baterías, pero la carpa estuvo casi al 100% y su actuación continuó con la calidez que The Drums trajo al hipódromo.

The Hives

thehives_kutxakultur

Turno para los grandes cabezas de cartel del Kutxa Kultur Festibal 2017: The Hives, que salieron con su habitual “C’Mon”. Ya estaba la fiesta montada. ¡Por fin estábamos en un festival!

Salieron con la indumentaria que pasean por todos los escenarios, trajes que combinan el blanco y negro de una manera muy elegante y elástica. El pantalón de Pelle aguantó durante todo el concierto los constantes saltos.

Otro de esos temas que fue coreado como si no hubiese un mañana, fue el “Tick Tick Boom”. A pesar de que durante la jornada casi no llovió, el barro acumulado puso el toque especial. Destacar que la organización colocó algunas lonas intentando evitar los “hundimientos”, que en un principio ayudaron, pero que finalmente se mimetizaron.

Es cierto que los suecos no fueron de lo mejor musicalmente hablando, pero eso va en su pack, que suplen con la energía y el show que dan en cada bolo. Incluso los problemas de sonido de uno de los guitarras los supieron sobrellevar.

Los cinco de The Hives, más los dos ninjas que son gran parte del show (evitan pérdidas del frontman), nos dieron hora y media de espectáculo necesario. Los festivales son también para saltar, bailar y dejarse llevar, y grupos así lo saben transmitir.

Kokoshca

El festival, en cuanto a grupos locales, lo iban a cerrar Kokoshca. El grupo formado por Álex, Amaia, Iñaki e Íñigo tenían la misión de mantener a la gente en el festival, y así lo hicieron.

Es uno de los grupos que no hemos visto en directo en sala y seguimos queriendo hacerlo. El sábado nos dejaron con ganas de más y aunque desconocemos gran parte de su setlist, sus ritmos entre el rock y el punk y sus letras, merecen ser escuchadas. Grupo que apuntamos en la lista.

Hércules & Love Affair

Los encargados de cerrar los escenarios principales fueron ellos. Hicieron lo que se esperaba, seguir con la fiesta. La gente respondió, ya no había miedo al barro. Incluso alguno lo quería. Fue el final de fiesta. Ya sólo quedaba la electrónica del Paddock Stage y la “sorpresa” del trap de Kaixo en el escenario Kutxa Kultur.

Así acabó nuestro Kutxa Kultur Festibal 2017, un festival que fue de menos a más en cuanto a lo musical y lo ambiental. Las cifras de asistentes así lo han dejado ver.

El mal tiempo ha sido el gran condicionante del festival, que no ayudó a que esta primera edición en el hipódromo se llevase las mejores críticas. Aún así, los organizadores seguro que apuntaron las cosas a mejorar y ya están trabajando en ellos.

Agradecer la cercanía de todo el staff, que siempre mostraban sonrisas a pesar de todo.

¡Nos vemos en 2018!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.