Lori Meyers: de Granada a Bilbao por vía telefónica – Kafe Antzokia | Bilbao

lorimeyers_01112018_kafeantzokia_3
lorimeyers_01112018_kafeantzokia_3
ticketea

Lo primero es lo primero

En esta vida no hay (casi) nada mejor que ser agradecido, por lo que empezaremos por lo primero: ¡gracias La Trinchera por las facilidades! Y es que fue esta agencia de comunicación la que nos permitió vivir uno de los mejores momentos de la semana musical patrocinada por MTV, Vodafone, ginebras y películas. Porque sí, los blogs hacemos nuestro trabajo, pero sin esa otra parte, no existiríamos.

lorimeyers_01112018_kafeantzokia_3

Dicho esto, la jornada del jueves se resumía en conexión Granada-Bilbao. Porque primero, en el teatro Arriaga, Los Planetas dieron un show íntimo (o eso nos contaron porque no pudimos asistir, y eso que quedaron butacas vacías; cosas de los sorteos). Tras ellos, y ya en el Kafe Antzokia, Lori Meyers presentarían su último trabajo, dedicado a sus 20 años de trayectoria.

De mal en mejor

La cosa a falta de casi una hora para la apertura de puertas daba miedo. La cola, bajo la intermitente lluvia, cubría buena parte de la calle Ibañez de Bilbao. Otra cola, mucho más corta, se dirigía hacía la trasera de la calle San Vicente. Esa (tras preguntar, porque hasta los divos deben preguntar) era para la gente que entraba por lista. En esa estábamos nosotros (por suerte). 21:30. Apertura de puertas y se vino el caos. Y es que pocos minutos antes de abrir colgaron un cartel que presagiaba lo que vendría: no había entrada para todos pese a tener invitación. Esto debe ser ya habitual en este tipo de eventos. Así que sí, muchos se quedaron sin poder entrar. Algo poco común y sin ningún sentido, tanto para la sala como para Vodafone Yu (organizador de tal evento).

lorimeyers_01112018_kafeantzokia_4

Al entrar ya se veía de qué iba el evento: publicidad de la operadora y muchas cámaras y es que iba a ser retransmitido por streaming. Quitaban sitio: sí. Pero tampoco vamos a pedir que traigan a Lori Meyers al Kafe Antzokia “gratis” y que encima te pongan la alfombra roja a primera fila mientras te enfrían la cerveza que a ti más te gusta. ¡Nos estamos volviendo bastante señores!

Luces, cámara y acción

22:30 y Noni y los suyos salieron a escena, bajo su propia producción, incluyendo pantallón gigante, luces y staff técnico completo, para darnos fe de su propia “Evolución”, ese tema que (casi) abre “En La Espiral” (2017). Si alguien pensaba que el show iba a arrancar frío, rápidamente se encargaron de calentar al público que llenaría dos o tres veces el Kafe Antzokia (¿o igual pagando no?). “Luces de Neón” y “Planilandia” dieron rienda suelta a las primeras filas, que peleaban con innumerables cámaras que hacían su trabajo.

Ale tomaría peso en el show con “Luciernagas y Mariposas” a la guitarra y ya en “Océanos” a la voz. Fue el momento más valle del concierto que también le sirvió a Noni para coger algo de aire. La más clásica “Tokio Ya No Nos Quiere” acabó con la parte más instrumental de la casi hora y media de bolo. Todos queríamos estar con Lori Meyers. Con “El Tiempo Pasará” el Kafe Antzokia se volvió a convertir en una auténtica pista de baile. Por cierto, la conexión Granada-Bilbao seguía con la presencia de Jota en la parte alta del Antzoki.

lorimeyers_01112018_kafeantzokia_3

Llegó la hora de alzar las manos con “Zona De Confort” antes del tema de auto-ayuda de Noni y los suyos: “Corazón Elocuente”. Tintineos bajo una letra animosa hacen de este corte algo que siempre pasó desapercibido del disco “Cuando El Destino Nos Alcance” (2010) aunque en directo casi nunca falte. Turno de nuevo para Ale con “Explícame”, otra del mismo LP. A estas alturas el público ya sudaba Lori Meyers por los poros de la piel. “Pierdo El Control” parecía el preludio de lo que vendría a continuación. El single “Siempre Brilla El Sol” y “Emborracharme” hicieron saltar a las primeras filas antes del bis. Echaron de menos algo de txakolí para brindar, pero el vino parecía venir mejor. Hora exacta de show y los granadinos fueron a coger dos minutos de aire. Eso fue lo que tardaron en volver para hacer “Religión” con una intro previa, Noni a los teclados y un alegato a los políticos en medio del corte.

La fidelidad

Las tres últimas serían el fin de fiesta perfecto. Primero con “¿Aha Han Vuelto?” que alentaba al baile; después llegaría lo que muchos consideran el “hit” de Lori: “Mi Realidad”. Pero quedaba lo mejor. “Alta Fidelidad” con el Kafe Antzokia completamente volcado y con Noni bajando entre el público. Así se ganan ellos la fidelidad del público.

Casi hora y media de actuación para 17 cortes, repasando los que más éxito les han dado durante estos 20 años de carrera y en un lugar tan especial. Era media noche cuando salimos del Kafe Antzokia y sorpresa: ¡no había metro de vuelta a casa! Otro de los grandes errores de este concierto, que empezó y acabó con fallos de organización. Y es que habían anunciado servicios especiales para todos los eventos de esa semana excepto para este, así que muchos tuvieron que abandonar la sala antes de acabar el show. Una pena porque el final fue de lo mejor.

lorimeyers_01112018_kafeantzokia

De nuevo agradecer las facilidades que a un servidor y a Dave Blanco (fotero) nos ofrecieron desde la agencia La Trinchera. Nos sentimos privilegiados por poder vivir lo que vivimos el jueves con Lori Meyers.

Texto: David Pereda

Fotos: Dave Blanco

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.