Marlango – Kafe Antzokia | Bilbao

marlango_18102018_kafeantzokia_3
marlango_18102018_kafeantzokia_3
ticketea

Marlango de pretemporada

Marlango está de estreno de su último disco “Technicolor” y el dúo (o banda, no sabemos muy bien como definirlos) han comenzado la gira de presentación. La de ayer jueves, en el Kafe Antzokia, fue la primera de muchas fechas, y como tal, a la banda se la vio nerviosa pero ilusionada con esta nueva gira que llevarán a cabo. Como si de una fase beta se tratase, el concierto tuvo sus cosas a mejorar y en nuestra encuesta de satisfacción, la carita aún no esta verde (esas que unos grandes almacenes emplean), pero casi.

marlango_18102018_kafeantzokia_3

Carletti el breve

A la hora establecida para el inicio del concierto, un hombre trajeado y con guitarra salió al centro del escenario, se puso frente al micro y comenzó a tocar y a cantar. No sabíamos quien era ni que sucedía, pero todo indicaba que para la actuación de Marlango todavía había que esperar.  No conseguimos escuchar con claridad su nombre, pero buscando y rebuscando, hayamos a Carletti Porta. De dilatada carrera, ha pasado por diferentes proyectos y estilos hasta dar con el suyo propio. Canciones de cantautor, pero no de canción protesta, sino de amores queridos y alguno no correspondido. Su actuación no se dilató más allá de un cuarto de hora, tiempo para interpretar unas cinco canciones, a las que, a más de uno y una, se le hicieron veintena.

Estrenando ropajes

Hablábamos de dúo, porque Alejandro y Leonor son la parte visible y persistente del proyecto Marlango, pero también lo hacíamos de banda, porque sin acompañantes, nada sonaría igual. El estreno de “Technicolor” también ha implicado cambio de banda. Violonchelo, sección de percusión y viento, guitarra y batería, que se suman al inseparable piano de Alejandro y a la inconfundible voz de Leonor.

marlango_18102018_kafeantzokia_2

Toda la banda, a excepción de Leonor salieron a la vez mientras se proyectaban imágenes de películas clásicas en el fondo del escenario. Las proyecciones parecía que iban a tener un peso importante en toda la actuación, pero no fue así. No sabemos muy bien cual es el propósito de dichas imágenes, pero lo cierto es que ayer más que sumar, restaron. Aparecían entre canciones, otras veces durante algún trozo de alguna canción, pero sin aparente pauta preestablecida, algo muy “random”. Leonor, de rojo total, salió directa al micrófono para “Un Beso Robado”, tema que también abre el nuevo disco. Ya desde el principio vimos a la cantante muy suelta, jugando mucho con sus manos y con la expresividad de su rostro. Una tónica durante toda la actuación. En “Dame La Razón” ya la banda al completo comenzó a sonar más contundente. Marlango se desenvolvieron entre su “Technicoor” y “Un Día Extraordinario”, es decir, ni rastro de sus canciones en inglés que tan buenas críticas les trajeron.

Baile, llanto, baile

Cuando toca ponerse emotiva, Leonor apenas se despega del micro, y parece más tímida, como en “Los Desertores” (una de las grandes canciones que esconde “Technicolor”), “Gira” o “Un día Sin Tí”. En cambio, para las partes más esperanzadoras, ella se suelta más, baila por el escenario, sonríe y mira de manera más directa a los ojos del público. A Alejandro, en cambio, se le vio nervioso y centrado en que todo saliera bien, y se afanaba en advertírselo al personal allí presente con sus discursos entre canciones, sin ningún tipo de filtro. Habló de los ensayos, del setlist del que no iban a salirse por respeto a las horas metidas en él, de su admiración y satisfacción por poder tener a su lado al batería de Los Ronaldos, un sueño hecho realidad para él. Incluso se alargó en uno de estos parlamentos porque admitió estar haciendo tiempo porque no recordaba cómo empezaba la siguiente canción (ese tema era “Dime Que Llegarás Lejos”).

marlango_18102018_kafeantzokia_5

Tras  el single “Veneno”, Pelayo presentó uno a uno a los componentes de la banda (con momentos de sólo para cada uno de ellos sobre la base sonora del resto). Las luces fueron otra parte importante del espectáculo, y esto sí que funcionó de manera coherente, con mucha luz en el escenario cuando Marlango se pone más bailable, como en “Exquisita”, y unas luces más acogedores y sobrias para los momentos sosegados.

Ajustando y restando

Carletti salió a acompañar a las voces a Leonor en “Todo Es Tan Importante”, pero poco aportó al tema el cantante, ya que apenas pronunció palabra a lo largo de todo el tema, y se dedicó más a bailar y llenar con su presencia el escenario que a cantar. Los nervios provocaron otro momento de risas entre el público cuando Alejandro explicó que él tenía un orden que no se correspondía con lo que su compañero de banda a los vientos comenzó a interpretar, y decidieron cambiar el orden entre “ Un Momento Perfecto” y “Si Yo Fuera Otra”.

marlango_18102018_kafeantzokia_4

Antes del bis, sonaron “Lo Que Sueñas Vuela” (muy coreada por el público) y “Poco a Poco”, tema que cierra “Technicolor” de corte algo sostenido y con el piano muy presente. A la vuelta del fugaz descanso, de nuevo aparecieron con Carletti, y esta vez sí que cantó con Leonor “Ir”, en lo que sí que se pudo considerar un tema a dos voces. Cuando parecía que “Alza El Vuelo” dejaría al concierto y al público con un sabor final de tristeza contenida, los acordes más pop de “Lo Que No Te Digo” consiguieron poner la sonrisa final al baile.

Era el primer concierto y quedan muchas cosas por pulir, pero quien coja la gira en un momento de más rodaje, la va a disfrutar  y seguro llenará de caritas verdes las encuestas a pie de calle, si al salir de los conciertos las hubiere.

marlango_18102018_kafeantzokia_1

Texto y fotos: Dave Blanco

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.