Revolta Permanent – Kafe Antzokia

revoltapermanent_1_15022018_kafeantzokia
revoltapermanent_1_15022018_kafeantzokia
ticketea

Ultraviolenta

Ayer, jueves, en el Kafe Antzokia, el grupo local Revolta Permanent presentó su último trabajo “Ultravioleta”, en una actuación directa y, en momentos, violenta. Pero eso son ellos, así que el mensaje caló. Y bien.

Pasaban las 21:30 cuando los Iker (voces), Mikel Becerra, a la puntiaguda guitarra, y Aitor Abio, a la mesa, salieron a escena. Llevaban la estética muy guardada y un juego de luces y neones bien preparado. La mesa con las iniciales del grupo a los lados y su nombre destacando en el centro. Las condiciones eran las idóneas para sacar todo de Revolta Permanent. Incluso el horario jugaba con ellos; no había distracciones fuera que llamasen más la atención. El no pagar por entrar al Kafe Antzokia también ayudó.

revoltapermanent_1_15022018_kafeantzokia

Por eso, desde el minuto 0, salieron a morir. “Hilik” y “heriotza” sonaban sobremanera, con constantes gestos “corta-cuellos” y los tres frontmen a punto de ebullición.

Entre Kimera y Génesis

Los metros de respeto que había momentos antes de empezar la actuación, fueron el hábitat de los fans del grupo, que no dudaron en seguir los movimientos de los Iker y mover las cabezas al ritmo de “Desagertu”, del anterior disco “Kimera”. Viendo tal escena, incluso Aitor Abio se santiguó, suplicando por la integridad de los suyos.

Después, cómo no, nos pusimos el vestido negro para “Revolta” del primer disco “Génesis”. Los agradecimientos ya estaban hechos, sólo quedaba disfrutar. Entonces, llegó “K.1080”, el single de “Ultravioleta”, que contó con la colaboración de Ramiroquai, ese tipo que personalmente conocemos y no puede ser más fuera de serie. Siempre se ha declarado fan del grupo y en su Bandera Negra de Radio 3 acostumbra a dejar sitio a grupos como Revolta Permanent.

revoltapermanent_2_15022018_kafeantzokia

Con “Izotz Beltza”, Iker Aginaga, el espigado vocalista, reivindico el euskera en la margen izquierda. De nuevo viajes a anteriores discos con “Hide”, el aclamado “Zoro Eta Aske” con el público arrodillado ante tal derroche de energía y “Belaunikatu”. La cosa se acababa y el ritmo del concierto no paraba. Los temas lentos y las baladas no eran para ellos, aunque alguno de los Revolta llegase a ponerse romántico (serían cosas de San Valentín). Mikel parecía no tener bastante con el escenario y, dejando la guitarra al pequeño de los Iker, decidió darse una vuelta por el público probando su garganta.

revoltapermanent_3_15022018_kafeantzokia

“Sustraiak” fue dedicado a los gudaris e Iker Aginaga también bajó, debían querer sentir más calor humano. En la siguiente, con intro a favor de la publicidad, fue Aitor Abio el que quiso encaramarse al Kafe Antzokia. Sólo faltaba sacar un bombo al público y dejarse todo allí, abajo, donde viven sus fans y donde los Revolta Permanent también se sienten a gusto. Destacar también las dos “covers” de Mikel con “Seek & Destroy” de Metallica y “Rainning Blood” de Slayer (apunte de Dave).

Eran las 23h, tocaba foto de rigor y descansar. La ultraviolenta actuación de “Ultravioleta”.

Texto: David Pereda.

Fotos: Dave Blanco.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario