The Warning: hay relevo – Kafe Antzokia | Bilbao

El rock de The Warning arrasó a su paso por Bilbao

El pasado martes nos acercamos a ver a una de las bandas revelación de los últimos años en el mundo del rock. Ese espacio sonoro que no pasa por su momento más popular y al que le está costando atrapar a nuevos adeptos, sobre todo entre el público juvenil. Esto tiene su consecuencia en nuevas bandas que forman jóvenes talentos, quienes sus mayores influencias a día de hoy son artistas solitarios que forman sus proyectos delante de pantallas. 

the_warning_02

The Warning es una especie de rara avis que afloró hace unos pocos años en youtube y que ahora llenan las salas allá por donde pasan. Y no, no lo han conseguido gracias a un público fan juvenil, a la vista de lo acontecido en Bilbao, triunfan mucho más en un rango de edad que va desde los treinta hasta los cincuenta años. 

Testosterona femenina

Pero para cebar más su actuación, las mexicanas se han hecho acompañar en esta gira de la banda Conquer Divide. Centradas en un sonido metalcore, el quinteto ofreció una actuación corta (aproximadamente treinta minutos) con canciones, en su mayoría, de su último disco “Slow Burn” (2013). Kiarely “Kia” Castillo se encarga de las voces y Madison la acompaña en esta gira para las réplicas guturales. Dos guitarristas, una batería, y el bajo lanzado pusieron la energía y la viscosidad sobre el escenario. Destacamos “Welcome2Paradise” donde la dualidad vocal de la que hacen gala en sus discos se vió bien plasmada y defendida, con ratos que evocaban a bandas como Evanescence o Parkway Drive. 

conquer_divide_01

Directas al rock

Hubo que esperar casi quince minutos a que, con el escenario ya cambiado y preparado, dieran las 22h, hora prevista para el comienzo de The Warning. Y con esa puntualidad salieron las tres hermanas a conquistar al público que llenó el Antzoki. Congeniando desde el principio, (también estilísticamente hablando) comenzaron con el primer hit “Sick”. Un single que reúne todos los ingredientes marca de la casa, buenos riffs de guitarra, letras pegadizas y mucho rock. 

the_warning_04

Daniela, Paulina y Alejandra dieron un concierto vertiginoso, donde el ritmo de su actuación fue alto y sonaron más potentes y agresivas, pasándose al lado del metal en varias ocasiones. Los contínuos cambios de guitarra de Daniela apenas les restaban segundos para encarar el siguiente tema. Esto les permitió interpretar dieciséis canciones, una más de las que mostraba su setlist (“Disciple” se coló por sorpresa) en apenas setenta minutos. Una duración algo escasa para un concierto propio en sala. Detalle este que reseñamos como único pero. Quizás incorporar un par de canciones más como una “ugh” y una “Revenant” para recuperar pulsaciones a mitad de concierto hubieran dado un minutaje global más satisfactorio.

Compenetración y conexión

Paulina, a los mandos de la batería elevada sobre una tarima, estuvo siempre muy gesticular cuando agarraba el rol de voz principal, como en “Dust to Dust” (hubo algún momento en otros temas en que su voz estuvo algo baja y costaba entenderla). Esta faceta la combinó a la perfección con la técnica que se gasta a los mandos de las baquetas. Mientras, Alejandra, la menor de las tres hermanas, fue la más comedida en expresividad, concentrada en su bajo y en los coros. Se agachaba de manera recurrente cuando el tema entraba en una valle profundo de sonidos graves que ella lideraba con su bajo de cinco cuerdas. Daniela por su parte, se enfundó la capa de “frontwoman” (y la del Athletic Club) para conectar y enganchar al público desde el minuto uno con guiños al Euskera, al Athletic y al joven fan que frente a ella se desgañitaba cantando todas y cada una de las canciones de la noche.

the_warning_03

Dejando de lado “Qué más quieres” que interpretaron en la primera parte, dejaron otras dos en castellano “Martirio” y “Narcisista” para antes del bis. Las nuevas “Automatic Sun” o “Hell you call a dream” sonaron grandes y ya han calado entre el público que cantaba estribillos. El bis tuvo sólo a “Evolve” como protagonista, con otro de los riffs de Daniela echando fuego de esas guitarras que parecía estrenar para esta, su primera gira europea propia. 

Al concluir la actuación, las tres salieron escoltadas y a la carrera hacia la calle, rumbo al hotel, mientras todavía la sala permanecía llena. Veremos cuál va a ser el siguiente paso de las mexicanas, pero no dudamos que el asalto a estadios (más allá de en su México natal) pueda ser una realidad en no mucho tiempo. Una suerte haberlas escuchado y disfrutado en una sala “pequeña”.

Texto y fotos: Dave Blanco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.